Errores de reconocimiento de las abejas guardianas (Apis mellifera) demuestran la superposición de las señales de reconocimiento en la misma especie

publication date: Sep 14, 2009
Send a summary of this page to someone via email.
Journal of Apicultural
Research

48 (4) pp. 225 - 232

Fecha de publicaciónOctubre 2009
  
Titulo

Errores de reconocimiento de las abejas guardianas (Apis mellifera) demuestran la superposición de las señales de reconocimiento en la misma especie 

Autores

Margaret J Couvillon, Gabrielle G F Roy and Francis L W Ratnieks 

Resumen

Las abejas guardianas de la entrada en la abeja de miel (Apis mellifera) discriminan a las abejas compañeras de las intrusas. Pusimos a prueba la hipótesis de que las señales de reconocimiento entre las abejas compañeras y las abejas intrusas se solapan mediante la comparación de la aceptación de avispas obreras, Vespula vulgaris, por las guardianas de la entrada. Si las señales de reconocimiento entre abejas compañeras y no-compañeras se solapan, esperamos encontrar errores de reconocimiento. Por el contrario, hipotetizamos que las guardianas no cometerán errores en el reconocimiento de las avispas, porque las avispas y las abejas deben tener diferentes señales de reconocimiento sin superposición. Hemos encontrado que ambas hipótesis son verdaderas. Hubo una correlación negativa entre los errores de reconocimiento de las abejas compañeras (error: rechazar al compañero) y de las no-compañeras (error: aceptar al intruso) de forma que cuando las guardianas eran propensas a rechazar a sus compañeras eran menos propensas a aceptar a un intruso; por el contrario, cuando las guardianas estaban dispuestas a aceptar a un intruso, eran menos propensas a rechazar a las compañeras de la colmena. Sin embargo, no hubo correlación entre los errores en el reconocimiento de las abejas compañeras (error: rechazar al compañero) y de las avispas (error: aceptar a la avispa), lo que demuestra que las guardianas fueron capaces de rechazar categóricamente a las avispas. Nuestros resultados apoyan firmemente que existe una distribución del solapamiento de la señal, lo que conduce a errores y a cambios de adaptación en los umbrales de aceptación de las abejas guardianas.